El pasado en noticias

Queremos seguir recordando grandes artículos escritos por estupendos profesionales en El pasado en noticias

 

Pistoleros varios

José Luis Balbín

 

 

Un escolar estadounidense de seis años acaba de cargarse una compañera de clase de la misma edad, con la que había discutido durante un recreo del día anterior. Pocos días antes, el gobernador de Texas, George Bush, hijo de quien fuera vicepresidente y presidente de Estados Unidos y hermano de otro gobernador especialmente mortífero, el de Florida, se había cargado -inyección letal por medio- a una mal llamada “viuda negra”, El pasado en noticiasaparentemente arrepentida de haberse apiolado a un par de maridos, que la maltrataban.

Es escandaloso. No para todos con el mismo orden de prioridades. A mí, por ejemplo, quienes más me escandalizan son los hermanos asesinos Bush, hijos de un papá que ya tenía maneras, aunque sean los únicos asesinos legales de este relato de hechos, pequeño para lo que sucede a diario en Estados Unidos. Cierto que el gobernador de Texas es “recordman” de asesinatos “legales”, y que, sumados a los copiosos de su hermano en Florida, se han hecho con un notable cementerio de víctimas. Por legal que sea, la pena de muerte no deja de ser una manera de asesinar, nunca justificable; pero que, si hace siglos resultaba inteligible en otras épocas de la civilización -de la incivilización, más bien-, hoy es incluso imbécil y anacrónica.

Más sobre el pasado en noticias

Todos los días se asesina a mansalva en Estados Unidos, y la sociedad se defiende asesinando a su vez. En casi todos los países del mundo occidental desarrollado, la pena de muerte ha desaparecido o, por lo menos, no se lleva a cabo su cumplimiento. En Estados Unidos, erre que erre. Es el paraíso de la violencia que nunca se sabe si empieza en los ciudadanos extraviados, o en el Estado, que en casos tiene la paciente crueldad de esperar a que un niño delincuente adquiera la mayoría de edad, para ejecutarlo por un delito cometido en su infancia.

En cualquier caso los ciudadanos, por gran mayoría, desean mantener el castigo. Eso, sin embargo, no es una disculpa. Por más enorme mayoría aún, los ciudadanos tampoco quieren pagar impuestos, y los pagan sin embargo. Ya se sabe que una cosa es perder votos por llevarse el dinero de las faltriqueras contribuyentes, y otra muy distinta, no ser elegido o reelegido por negarse a avalar una sentencia de muerte. De hecho el propio presidente Clinton, cuando era gobernador de Arkansas y se hallaba en plena campaña electoral, regresó corriendo a su despacho, a tiempo para no ser tachado de débil por no rechazar la petición de indulto de un condenado…, ejecutado inmediatamente.

Bendito sea el arrepentimiento -aunque no lo fuere realmente, aunque sólo se deba a que ahora no tiene reelección posible- del presidente, si con eso se acaba con el depravado anacronismo legal. Pero no se acabará. Ni siquiera el Clinton de ahora, que no afronta una nueva candidatura, pide a voces el control de armas. Dice -y parece que ya es mucho- que habría que tratar de que las armas no estuvieran al alcance de los niños. Santa declaración de buenas intenciones.

Continuamos con la gran lectura

Y eso, en el país en la mayoría de cuyos estados casi cualquiera puede tener armas. Y donde los matarifes asesinos se multiplican. Pero también donde la Asociación del Rifle forma un “lobby” poderosísimo, el cual reivindica el pasado “pistoleril”, que tanto contribuyó a las libertades. Sofismas deleznables.

La violencia se olfatea, se saborea en Estados Unidos. Y en los lugares o en los regímenes políticos a los que la exportan. Simplemente por decir eso, uno puede se tachado de antiestadounidense. Y condenado, si menester fuere. Felizmente, en aquel país de constrastes también proliferan los avances tecnológicos, los inventos científicos, los adelantos médicos y las minorías autocríticas y liberadoras, minorías que tienen el mérito -a veces heroico- de ser las primeras en denunciar tales abusos. Ellas también pertenecen al mismo país. Desgraciadamente no consiguen imponer sus criterios, o lo hacen tardíamente. Pero se sitúan en vanguardia.

 

Además de todo lo visto…

Bienvenidos un día más al weblog de Jomavir, tu carpintería de pvc en Madrid. El día de hoy os queremos charlar de la infinidad de ventajas que tiene poner en tu residencia de la capital los cerramientos de pvc

El aluminio y más el pvc es muy polivalente tanto en forma, como en color y su instalación en diferentes zonas de nuestra residencia de Barcelona o Madrid, con lo que tiene muchas ventajas tanto a nivel de diseño como en funcionalidad.

Los beneficios de poner ventanas de aluminio o de pvc en zonas de la comunidad son amplísimas y variadas, conque, os vamos a hacer un pequeño resumen de las más esenciales.

Ventaja de las ventanas de aluminio

Una vez instalada la ventana de aluminio en tu residencia de Madrid no hace falta ningún género de mantenimiento, en tanto que no atrae la suciedad merced a sus acabados lacados, con lo que nos ahorraremos tiempo en su limpieza. Además de esto, las averías por un mal empleo son mínimas pues el rozamiento de los ejes es suave y simple, no hay complejidad en su funcionamiento. Las ventanas de aluminio de Getafe son una garantía contra la humedad, el sol y ventana-aluminio-Leganes para cualquier otra incidencia meteorológica.

Las ventanas de aluminio no son inflamables, con lo que en el caso de incendio, no desprenden ninguna substancia dañina para la salud. Además de esto el aluminio respeta el medioambiente en tanto que es reciclable, precisa de un bajo costo energético y no es tóxico.

Merced a los avances en tecnología y a su ligereza, el aluminio deja la adaptación veloz y fácil a cualquier clase de obra que deseemos efectuar en nuestra residencia de Terrassa, como ventanas. De esta manera, las ventanas de aluminio se amoldan de forma fácil a cualquier clase de espesor del vidrio que la compone, de esta manera puede ofrecer un aislamiento térmico y acústico conveniente a las necesidades de cada residencia o bien local de Terrassa

ventanas pvc madrid