9 maneras tontas de hacer el ridículo en ventanas baratas

A medida que pasan los años, no dejan de suceder inconvenientes al momento de instalar ventanas, por esa simple razón, en este articulo te brindaremos 9 maneras tontas de hacer el ridículo en ventanas baratas, con el fin de que trates de evitarlos a toda costa.

Los errores que podemos hallar son innumerables, porque que van desde la manipulación hasta los errores arquitectónicos. Sin embargo, nos tomamos la tarea de explicarte los más frecuentes, para que conozcas a profundidad de que tratan cada uno de ellos.

interior-sala-estar-vacia-moderna-pared-blanca-piso-concreto-ventana-marco-negro_33739-384.jpg

1Era manera tonta de hacer el ridículo en ventanas baratas: Entra mucho aire o frio a la casa por la ventana

Exactamente, la primera de las 9 maneras tontas de hacer el ridículo en ventanas baratas, trata de que si la instalación o el fabricante es malo, por la ventana entrara mucho frio o aire, esto puede deberse a que esta se abra por si sola o este torcida.

Además, sabemos que el 36% de la energía que se usa para el aire acondicionado o para la calefacción se pierde por aquellas ventanas que están muy deterioradas o aisladas.

2da manera tonta de hacer el ridículo en ventanas baratas: No abre y tampoco cierra ¡Nada de seguridad!

En efecto, la segunda de las 9 maneras tontas de hacer el ridículo en ventanas baratas, se basa en que debido a una errónea colocación la ventana no puede abrir ni cerrar, es decir, esta no engancha, no sube, no baja y sobretodo se atasca fuertemente en cada manipulación.

Y ¿Qué pasa con esto? Que alrededor del 90% de los robos en las viviendas se hacen por medio de las ventanas, por eso, si no quieres hacer el papel de burla evita esto siempre que puedas.

3era manera tonta de hacer el ridículo en ventanas baratas: Se sueltan los vidrios del marco de la ventana con frecuencia

Justamente, la tercera de las 9 maneras tontas de hacer el ridículo en ventanas baratas, erradica en que al pasar el tiempo los vidrios se pueden soltar del marco, esto puede deberse a que el mantenimiento brindado a la ventana no se ha dado o que la durabilidad del material del que está hecha es corta.

4ta manera tonta de hacer el ridículo en ventanas baratas: Fabricación defectuosa de la ventana

La cuarta manera de hacer el ridículo, es ocasionada por aquellas ventanas que directamente de fábrica vienen defectuosas ¿Qué origina esto? Que la arquitectura de la ventana no se mantenga ¡Así que mosca con esto! Trata de revisar los datos de fabricación de la ventana antes de comprarla.

5ta manera tonta de hacer el ridículo en ventanas baratas: La medición previa se la dejan al cliente

Justificadamente, la quinta de las 9 maneras tontas de hacer el ridículo en ventanas baratas, es que muchos fabricantes que brindan sus servicios por internet, frecuentan el error de dejar en la mano del cliente la medición de la ventana ¡Grave! Porque estos no conocen el proceso correcto de cómo medirla.

6ta manera tonta de hacer el ridículo en ventanas baratas: Fabricación errada del material de la ventana

La sexta de las 9 maneras tontas de hacer el ridículo en ventanas baratas, es que el material de la ventana no coincide para nada con las que se aplica en la estructura ¿Qué genera esto? Primero que nada, disgustos en el cliente, segundo graves inconvenientes en los temas de temperatura y de visión al interior o exterior.

7ma manera tonta de hacer el ridículo en ventanas baratas: el material con que está hecho la ventana no es adecuada para la estructura donde se colocara

La séptima manera de hacer el ridículo, es que muchas empresas fabricantes no se toman la molestia de visitar previamente el sitio donde se hará la colocación de la ventana barata. Precisamente, por no realizarla, la ventana que le cliente solicita no es la más adecuada para el área, genera malestar un deterioro notable en la estructura.

8va manera tonta de hacer el ridículo en ventanas baratas: No tomar en cuenta el tiempo de aislamiento que solicita el cliente

La octava de las 9 maneras tontas de hacer el ridículo en ventanas baratas, es que los fabricantes no se toman el tiempo de preguntarle al cliente que tipo de aislamiento requieren, están los siguientes: el acústico que reduce el ruido y el térmico que permite mantener la casa a una temperatura adecuada.

9na manera tonta de hacer el ridículo en ventanas baratas: No respetar el presupuesto del cliente

La novena y última manera de hacer el ridículo, es que usted como fabricante no respete el presupuesto con el que cuenta el cliente. Ya que obviamente al tratarse de ventanas baratas, claramente le cliente tiene una cantidad a gastar ajustada.