Descubre los secretos y datos importantes de ventanas PVC Madrid

Todo producto tiene información clandestina que nadie conoce, ya sea por deseo de la empresa creadora o por omisión. ¿Cuáles serán los secretos de las ventanas PVC, cuales son todos esos detalles que no nos cuentan pero sería importante que conozcamos antes de adquirir el producto?

Desde cómo se hace hasta un pequeño recorrido por su historia, a continuación ahondamos un poco en detalles sobre este material que normalmente no ven la luz pública pero podrían interesar al lector que busque más referencias sobre este curioso material que cada día coge más relevancia en la industria moderna.

C:\Users\Ayala.Ayala-PC\Downloads\windows-1209338_1920.jpg

Historia del PVC y su uso en ventanas

A pesar de ser un material que tiene tanto uso y está a punto de reemplazar a otros compuestos en la elaboración de productos de plástico y aluminio en el futuro cercano, el PVC fue descubierto casi por accidente durante del siglo XIX.

Los que tantearon este material durante esa época fueron dos europeos: el francés Henri Victor Regnault durante 1835 y el alemán Eugen Baumann, que lo observaron aparecer como un sólido blanco dentro de las botellas de cloruro de vinilo tratadas con una solución alcohólica de hidróxido de potasio tras cierta exposición a la luz solar.

Regnault no prestó particular atención a este descubrimiento, pues su época tenía otros intereses: terminaba la revolución industrial, y el metal era el rey de la industria. Pero para el tiempo de Baumann esta mentalidad mermaba y el interés por otros materiales más baratos que el metal pero de calidad para elaborar productos cotidianos empezaba a ascender.

Baumann estaba consciente de esto, y para cuándo se encontró con este material por accidente decidió aplicarle distintos procesos y empezó a polimerizar haluros de vinilo, siendo el primero en obtenerlo en forma de plástico.

Los otros intentos vinieron de mano de los rusos, durante el siglo XX. Estos intentos terminaron de llevar el producto al ámbito comercial, aunque fallidamente debido a las dificultades de transformación del polímero.

En 1918 fueron organizados los procesos que se utilizan en la actualidad en la producción del cloruro de vinilo, de mano de Fritz Klatte, que solicitó la primera patente en Alemania pero no logró concretar un producto a base de PVC que generase interés, aunque las técnicas para producirlo a escala de laboratorio ya existían.

Así la primera compañía en patentarlo sería Waldo Semon de BF Goodrich en Estados Unidos, añadiéndole a su vez características para mayor flexibilidad.