La fabricación se refiere a cualquier proceso que corta, da forma o de otra manera da forma a un material en un producto final, y este artículo cubre las ventajas y desventajas del plástico sobre la fabricación del metal, y viceversa.

El tipo de método de fabricación utilizado para producir un artículo en particular depende de una amplia gama de factores, incluido el propósito, la apariencia y el presupuesto disponible del producto.

Antes de determinar si la fabricación de plástico o metal es adecuada para un trabajo en particular, es importante comprender primero las posibles ventajas y desventajas de cada opción.

Tipos de procesos de fabricación

Tanto la fabricación de plástico como de metal implican una amplia gama de procesos de fabricación distintos. Esta gama permite un número considerable de opciones de personalización y selección en el diseño de componentes. Algunos de los procesos de fabricación más comunes incluyen:

Corte: implica varias herramientas o máquinas que eliminan el exceso de material de una pieza de trabajo para cumplir con los requisitos de tamaño y forma. Las sierras de cinta y los sopletes de corte son dos ejemplos de dispositivos de corte.

Conformado: este proceso utiliza equipos de deformación, como frenos hidráulicos, para doblar o presionar productos en un ángulo específico.

Mecanizado: Los procesos de mecanizado, que incluyen torneado, fresado, taladrado y bruñido, utilizan equipos automatizados o controlados manualmente para dar forma al material.

Soldadura: La soldadura es el proceso de unir dos o más piezas de trabajo aplicando calor o presión para formar un solo producto.

Desventajas de la fabricación de metal

A pesar de ofrecer numerosos beneficios, el metal no es ideal para todas las aplicaciones. Algunas de las desventajas de la fabricación de metales incluyen:

  1. Operaciones secundarias: es más probable que la fabricación de metal requiera procesos posteriores a la fabricación, como el acabado, la pintura y el desbarbado, que pueden llevar mucho tiempo o ser costosos.
  2. Limitaciones de diseño: la viscosidad y el comportamiento de flujo fundido de algunos metales no son adecuados para crear geometrías o formas muy complejas.
  3. Altas tarifas de puesta en marcha: los costos de las herramientas de metal suelen ser más caros que las de las herramientas de fabricación de plástico comparables.
  4. Suelen ser más caras y más pesadas que las cajas de plástico. Los gabinetes de metal también tienen bordes afilados y deben pintarse, lo que aumenta el costo del gabinete.
  5. El metal también puede ser difícil de trabajar y dar forma. Dar forma a una pieza de metal puede requerir trabajo con troquel, soldadura, rectificado, retrabajo o doblado para lograr las especificaciones de diseño y el aspecto deseado, lo que puede ser limitante. El metal también debe estar conectado a tierra, dada su conductividad, que puede presentar problemas de seguridad.
  6. El metal puede calentarse al tacto, lo que puede ser peligroso.
  7. Una de las mayores desventajas de este material es que genera una alta humedad interna, por lo que para solucionar este problema la carpintería debe estar reforzada y debidamente sellada, lo que encarecerá nuevamente el material.
  8. A través del aluminio, realizaremos una ligera pérdida de calor dentro de la casa.
  9. Corrosión: si bien el aluminio se considera muy duradero, no existe un tipo de material de construcción que no tenga al menos un problema. Ese problema es la corrosión. Cuando el metal se expone a la sal en el aire o el agua, contribuye a la corrosión. El aluminio tiene un problema para resistir la sal como cualquier otro tipo de metal.
  10. El aluminio tiene una alta conductividad térmica. Sin embargo, si también utiliza termosellado, este factor dejará de ser una desventaja.

¿Cómo podemos solucionar estos problemas con PVC?

Estos inconvenientes ocasionados en los cerramientos de aluminio ya no deberían de ser un problema con el pvc, porque el PVC es un material no conductor, por lo que se puede aislar y no produce puntos fríos en su superficie que provoquen condensación. Además, también puede evitar que perdamos energía dentro de la casa, mejorando así significativamente la eficiencia energética de la casa. Sin embargo, cualquier explicación sobre cómo evitar la condensación es inútil. La mejor solución es planificar la sustitución de todas las ventanas y cerramientos en la casa. Por ello, evita utilizar materiales metálicos (recuerda que son conductores) e invierte en ventanas de PVC de alta calidad sin riesgo de condensación.

Conclusión! parece que depende totalmente de la aplicación y de su presupuesto, ya que en realidad ambas son posibles soluciones. Las preguntas sobre la aplicación, la cantidad y el entorno en el que se utilizará influirán en la decisión que se tome.