La importancia de tener todas las tuberías sin fugas

Poseer fugas de agua en casa es un grave problema desde un inicio porque cada una representa un costo adicional para realizar reparaciones tanto en las tuberías como en los daños adicionales que ocasionan como consecuencia del tiempo en que tardan en detectarse.

Es muy común que una fuga de agua pase desapercibida y luego cuando ya la fuga ha crecido es que se hace notar porque afecta alguna otra parte del sistema, siendo sin duda alguna imposible no darse cuenta.

Consecuencias de las fugas de agua

Siendo una de los principales usos para las tuberías en las infraestructuras, el agua debe estar bien distribuida para que llegue a los lugares donde es necesaria y al surgir una falla en las tuberías inmediatamente vienen los problemas.

Las mayoría de las veces las fugas de agua comienzan poco a poco y van causando daño a la construcción, esa humedad que generan es la que hace detectar donde ocurre el problema.

En ocasiones solo es algo menor y puede solucionarse por cuenta propia en casa ya que hoy en día las conexiones vienen tan fáciles de instalar que puedes cambiar la parte de la tubería que está filtrando por encontrarse de forma superficial.

Un gran detalle se presenta cuando se encuentran en la parte interna, porque debilitan los cimientos de la edificación y se incrementan los daños a esta de una manera gradual, porque depende del tiempo que tiene sucediendo sin ser detectada.

Asimismo sucede con los desagües, los cuales pueden sufrir deterioro u obstrucción por algún residuo solido que provenga del agua que está en el sistema o que sea colocado por la persona en de forma de desecho.

Primero puede que no ofrezcan mayor preocupación pero con el paso del tiempo y la continuidad del hábito causen filtraciones por la presión que ejerce el agua al no poder pasar por la tubería.

Con los nuevos modelos de calentador sin tanque se obtiene un ahorro de energía, sin embargo, es importante cuidar la presión del agua que pasa a través del mismo por qué al estar a altas temperaturas las tuberías sufren mayor impacto y dicha presión puede originar filtraciones que resultan desastrosas.

Prevención antes que reparación

Un fontanero desarrolla su trabajo a través de todas las emergencias que requieren a diario los clientes pero bien sabe que el mejor consejo es prevenir antes que realizar la reparación porque sin duda llegara el momento en que la vida útil del material requerirá reparaciones.

Sin embargo evitar también es ganancia para ambos porque al momento que corresponda sustituir las tuberías y renovar el sistema será mucho más fácil realizar un trabajo de calidad que solventar un daño grave en poco tiempo.

Las fugas es ideal prevenirlas porque generan un sinfín de problemas secundarios para el propietario de la vivienda, pues han ocurrido casos donde las fugas son explosivas y causan inundaciones.

En estos casos más graves siempre hay un indicador que puede ocurrir un desastre pero lo pasamos por alto sin darle la mayor importancia y es por ello que las fugas no se pueden dejar para luego ni posponer su reparación.

Si se toma en cuenta la parte de aguas negras es fundamental mantener la higiene e inocuidad del área para evitar enfermedades y la presencia de animales desagradables que transmitan enfermedades aprovechando las obstrucciones para llegar hasta el desagüe.

De igual manera las tuberías de gas forman parte de las actividades que desempeña un fontanero, aunque estas no sufren un deterioro tan rápido como las de agua, es fundamental contar con un profesional calificado para realizar una correcta instalación.

Prevenir fugas en las mismas es de vital importancia porque la mayoría de los daños que se producen por descuido generan graves consecuencias a nivel de estructura y de igual forma existen riesgos potenciales a la integridad física de las personas.

Todo trabajo realizado con calidad es beneficio para quien lo necesita ya sea en casa, empleo o negocio propio se verán recompensados con ahorro de dinero y por la tranquilidad de disfrutar un ambiente en perfecto estado, sin fugas ni filtraciones.

Allí radica la importancia de mantener todo el sistema de tuberías en buen funcionamiento, propiciar su mantenimiento preventivo, buscar soluciones a las filtraciones de manera rápida y eficaz.