Muchas de las terrazas de nuestras viviendas no están bien aprovechadas y la posibilidad de ganar espacio interior intentando cerrarlas se presenta como una opción a contemplar.
La terraza es un espacio importante y una condición indispensable para muchas personas. Donde disfrutar de un pequeño espacio exterior, pero que solo sirva para apoyarse.

Una terraza se utiliza para suponer un valor añadido a nivel funcional y estético. Un valor añadido en forma de nuevas posibilidades de uso y disfrute tanto de la propia terraza como del interior.

Del mismo modo, ya sea por falta de tiempo, interés o cuidado, la terraza puede convertirse en un espacio en desuso. Un tamaño reducido, la acumulación de objetos, las inclemencias del tiempo, la acumulación de rastros de vegetación o suciedad producto del tráfico en entornos urbanos, así como problemas acústicos u otros, exigen una atención que muchas veces no compensa los beneficios.

Cercano o no cerca, esa es la cuestión

Podemos cerrar el balcón / terraza, podemos dejarlo abierto y aprovechar o bien, podemos optar por una solución intermedia cubriendo una parte con lamas o toldos.

La pena es que no podemos tenerlo todo. Nos gustaría disfrutar de una hermosa galería cubierta de vegetación desde la que contemplar el exterior a través de grandes ventanales en el frío o mal tiempo. Sin duda una opción tentadora de la que, sin embargo, puedes lamentar cuando llega el buen tiempo y no tienes la oportunidad de salir al exterior… entonces, ¿qué debes hacer?

Desde nuestra perspectiva, es muy útil calibrar de antemano los pros y contras de cada opción, sabiendo que cualquiera de las opciones conlleva la pérdida de una serie de beneficios. Ahora… todo depende de lo que necesites para que tu terraza se adapte a tu ritmo vital.

Preguntas antes de cerrar la terraza

A la hora de definir cualquier remodelación, las cuestiones anteriores pueden ser útiles para asegurar el éxito en la decisión, lo que se traduce en una vivienda que se adapta a las necesidades vitales. Por tanto, antes de realizar el cierre, podrías preguntarte lo siguiente:

  • ¿Podemos mejorar la distribución interior de nuestra vivienda para ganar una sensación de espacio o espacio directamente disponible y no tener que pasar por los metros disponibles de la terraza?
  • ¿La normativa local permite cerrar la terraza o balcón? Un aspecto importante que mucha gente pasa por alto, y es que quizás el reglamento municipal prohíba este tipo de remodelaciones.
  • ¿Mejorará la eficiencia energética de mi hogar?
  • ¿Para qué uso la terraza ahora? ¿Qué uso le daré en el futuro?
  • ¿A qué no quiero renunciar?
  • ¿Qué opción aporta un valor añadido a la funcionalidad y al interiorismo de mi hogar?
  • ¿Hay algún problema de ruido en mi casa? ¿Podría un cerramiento resolverlo?

Cierra la terraza para ganar más espacio

El argumento más potente para decidir cerrar tu terraza o balcón es añadir unos metros más al interior de tu vivienda. Por ello, antes de realizar cualquier tipo de inversión o resignación debemos tener claro si podemos redistribuir mejor el interior de nuestra vivienda y ganar espacio con los mismos metros disponibles sin tener que prescindir de la terraza.

Con el cerramiento también puedes crear un invernadero-madriguera que será la ‘joya de la corona’ de tu hogar para disfrutar del calor hogareño en los meses de invierno.
Por otro lado, cerrar la terraza puede ayudarte a un mayor aislamiento, y por tanto mejorar la eficiencia energética de tu hogar.

La limpieza es un valor añadido, además de seguridad, privacidad y mayor aislamiento acústico si vives en un entorno urbano.

¿A qué renuncias con el encierro?

Las consecuencias del cerramiento se deben principalmente a la pérdida de luz natural de una parte de su hogar.
Por otro lado, se pierde la posibilidad de utilizar el espacio para actividades al aire libre como jardinería, tomar el sol o disfrutar de una comida familiar en la terraza.

Una forma intermedia

A lo largo de nuestros proyectos de arquitectura e interiorismo también nos hemos encontrado con este problema, una solución intermedia puede ser añadir un toldo o lamas automáticas para cerrar la terraza, lo que permitiría mantener algunos de los beneficios de ambas opciones.