Al momento de comprar, suele ser confuso identificar lo mejor sobre mecanismos de apertura y cierre. Las ventanas son una parte esencial de cualquier hogar u oficina, ya que permiten la entrada de aire fresco y luz natural. Además, las ventanas también pueden mejorar el aspecto estético de un edificio.

Pero ¿alguna vez te has preguntado cómo funcionan los mecanismos de apertura y cierre de las ventanas? Debes considerar este aspecto, para elegir en función de tu comodidad y de tus expectativas.

Contenido

Conoce más sobre los mecanismos de apertura y cierre de las ventanas

elige los mecanismos de apertura y cierre de tus ventanas

En primer lugar, existen las ventanas de guillotina, que son muy comunes en edificios antiguos y tradicionales. Estas ventanas tienen dos paneles que se deslizan verticalmente y se mantienen en su lugar gracias a los contrapesos que se encuentran en la parte inferior.

Para abrir la ventana, debes tirar de una cuerda que se encuentra en el lateral de la ventana, lo que desbloquea los contrapesos y permite que el panel superior se deslice hacia abajo.

Otro tipo de mecanismo de apertura de ventana es el casement, que se compone de una hoja que se abre hacia afuera. Estas ventanas suelen tener bisagras en un extremo, lo que permite que la hoja se abra en un ángulo de 90 grados. La mayoría de las ventanas de este tipo vienen con una manivela que se gira para abrir y cerrar la hoja.

Además de estos dos tipos de mecanismos, también hay ventanas deslizantes, que tienen paneles que se deslizan horizontalmente en un marco. Estas ventanas suelen tener un mecanismo de bloqueo en el centro para mantenerlos en su lugar cuando están cerrados. Para abrirlos, simplemente tienes que empujar los paneles en direcciones opuestas.

Por último, las ventanas pivotantes son un tipo de ventana que se abren hacia adentro y hacia afuera. En este tipo de ventana, el eje de rotación está situado en la parte central de la ventana, lo que permite que la hoja se abra en diferentes ángulos.

Los mecanismos que poseen las ventanas de PVC

Las opciones de apertura de las ventanas PVC incluyen: oscilobatiente, corredera, abatible y fija. Cada tipo de apertura tiene sus propias ventajas y desventajas, por lo que es importante entender cada una antes de tomar una decisión.

La opción de apertura oscilobatiente es una de las más populares en las ventanas PVC. Esta opción permite que la ventana se abra hacia adentro, lo que facilita su limpieza y mantenimiento.

Además, la opción oscilobatiente permite que la ventana se abra en dos posiciones diferentes: oscilante y batiente. La posición oscilante permite que la ventana se abra solo unos pocos centímetros, lo que permite una ventilación moderada sin comprometer la seguridad. La posición batiente permite que la ventana se abra completamente para una ventilación máxima.

Otra opción de apertura es la corredera, que es ideal para espacios reducidos o donde no se tiene mucho espacio para abrir la ventana hacia adentro. En este tipo de ventana, los paneles se deslizan horizontalmente a lo largo del marco, lo que permite una ventilación completa.

La opción abatible es similar a la oscilobatiente, pero solo permite la apertura en la posición batiente. Esto significa que la ventana solo se puede abrir completamente para una ventilación máxima, lo que puede ser una desventaja si se busca una ventilación moderada.

Por último, la opción fija no permite la apertura de la ventana y se utiliza principalmente para fines estéticos o en lugares donde no se necesita ventilación.