Formas de ahorrar energía

Hay muchas formas diferentes en las que puedes lograr reducir el uso de energía de tu hogar, que van desde simples ajustes de comportamiento hasta amplias mejoras en el hogar. Los dos motivos principales para conservar energía son que ahorres en las facturas de servicios públicos  y protejas el medio ambiente. Aquí están algunas formas más comunes en las que puedes conservar la energía y ahorrar electricidad en tu hogar, enumeradas desde los métodos más simples hasta los más intensivos.

1. Ajusta tu comportamiento diario

Para reducir el consumo de energía en tu hogar, no es necesario que salgas y compres productos que sean energéticamente eficientes. La conservación de energía puede ser tan simple como apagar las luces o los electrodomésticos cuando no los necesites. También puedes usar menos los electrodomésticos que consumen mucha energía como por ejemplo cambiar  las tareas domésticas que realizas con ellos y realizarlas manualmente, como secar la ropa en el colgado en lugar de ponerla en la secadora o lavar los platos a mano.

Los costos de calefacción y refrigeración constituyen casi la mitad de las facturas de servicios públicos de una casa promedio, por lo que estas reducciones en la intensidad y frecuencia de la calefacción y la refrigeración te ofrecen mayores ahorros.

2. Reemplaza tus bombillas

Las bombillas incandescentes tradicionales consumen una cantidad excesiva de electricidad y tienes que reemplazarlas con frecuencia.  Las bombillas incandescentes halógenas, las luces fluorescentes compactas (CFL) y las bombillas de diodos emisores de luz (LED) consumen entre un 25 y un 80 por ciento menos de electricidad y duran de 3 a 25 veces más que las bombillas tradicionales.

Aunque las bombillas de bajo consumo son más caras, el uso eficiente de energía que le das te benefician, ya que te ofrecen una mayor vida útil, lo que significa que tendrás menos gastos a largo plazo.

3. Utiliza regletas de enchufes inteligentes

Las “cargas fantasma”, o la electricidad que utilizan los dispositivos electrónicos cuando están apagados o en modo de espera, son una fuente importante de desperdicio de energía. De hecho, se estima que el 75% de la energía que utilizan para alimentar los aparatos electrónicos domésticos se consume cuando están apagados, lo que puede generarte un gran gasto.

4. Instala un termostato programable o inteligente

Puedes configurar un termostato programable para que apague o reduzca automáticamente la calefacción y el enfriamiento por ti  durante los momentos en que duermes o no estás. Cuando instales un termostato programable, elimina el desperdicio de energía de calefacción y refrigeración.

En promedio, un termostato programable puede ahorrarte mucho dinero.

5. Compre electrodomésticos de bajo consumo

En promedio, los electrodomésticos son responsables de aproximadamente el 13% del uso total de energía de los hogares. Al comprar un electrodoméstico, tienes que prestar atención a dos números: el precio de compra inicial y el costo operativo anual. Aunque los electrodomésticos energéticamente eficientes pueden tener precios de compra iniciales más altos, sus costos operativos suelen ser entre un 9% y un 25% más bajos que los modelos convencionales.

¿Por qué conservar energía en primer lugar?

La conservación de energía es importante y beneficiosa por muchas razones. Puedes ahorrar dinero , aumentar el valor de tu propiedad y proteger el medio ambiente a través de simples medidas de ahorro de energía. Estos son grandes beneficios que puedes obtener ahorrando energía sin importar cuál sea tu motivación exacta para la conservación en primer lugar. Simplemente dando un pequeño paso hacia un estilo de vida más consciente de la energía, puedes comenzar a disfrutar de todas las ventajas de ser energéticamente eficiente.