La mayoría de los fabricantes ofrecen ventanas de tamaño estándar para que coincidan estrechamente con las unidades existentes. Una vez que tenga las nuevas ventanas en el sitio, verifican el ajuste de las medidas antes de eliminar las unidades existentes.

La mayoría de las ventanas están “sujetas” en su lugar con tope de moldura a cada lado de la pared. Los instaladores utilizan martillos, espátulas y barras de palanca para desalojar la vieja moldura. Las paradas exteriores se pueden quitar para instalar la ventana desde el exterior. Para instalaciones en interiores, quitan los topes interiores y empujan con cuidado las ventanas viejas fuera del marco.

En el caso de ventanas de madera retiran y desechan toda la madera deteriorada, incluidas la cubierta y / o molduras de ladrillo, retiran y reemplazan cualquier madera deteriorada en el marco de la ventana antes de la instalación.

Una opción que utilizan es reemplazar la madera deteriorada con una cubierta de PVC celular, que no se pudre y sujetan todos los marcos y piezas de ajuste de manera segura.

Los instaladores se aseguran  que ambos lados estén a plomo, es decir, de que la ventana de reemplazo se ajuste al nivel de apertura, de lo contrario no se abrirá / cerrará correctamente.

Se deben instalar y ajustar en todos los puntos de anclaje y en cualquier lugar necesario para mantener la unidad correctamente en su lugar.

Algunos profesionales forman una cubierta de aluminio para envolver la abertura de la ventana como una medida adicional de protección contra la intemperie.
Para verificar el cuadrado, se mide las diagonales de ambas ventanas, de esquina a esquina para asegurarse de que coincidan. Otra opción resistente a la intemperie es envolver la madera circundante en aluminio.
En el pasado la mayoría de las  instalaciones de ventanas era algo muy corriente, hoy en día la existen pasos modernos diseñados para ajustarse según sea su necesidad